BASKONIA, UN PASEO POR SU HISTORIA

Saski Baskonia S.A.D. es actualmente uno de los clubes más importantes del Estado y su nombre provoca respeto en Europa. No hay prueba más concluyente de ello que su doblete de la temporada 2001/02 en la que conquistó la Copa del Rey y la Liga ACB o su presencia de forma consecutiva en cuatro Final Four. Pero para alcanzar estos éxitos el Club ha tenido que dar muchos pasos, a veces pequeños y otras gigantescos, desde su fundación en el lejano 1959.

Los comienzos deportivos

El equipo que en estos momentos está instalado en la elite europea nació como una sección del Club Deportivo Vasconia, por aquellos tiempos presidido por Don Félix Ullivarriarrazua. Corría el año 1959 cuando desde la presidencia del Club se decide organizar una sección de baloncesto, siguiendo la línea de promoción del deporte que la asociación tenía fijada. Finalmente el directivo Jesús Peña Ranero es nombrado delegado de esa nueva sección, mientras que Vicente Elejalde se hace cargo del banquillo. Se acababan de poner los cimientos de un proyecto que poco a poco se consolidaría hasta dar sus frutos. Aunque para alcanzar cotas importantes aún se tardarían varios años, el inicio del novato equipo de baloncesto en las competiciones oficiales presagiaba buenos augurios. En su primera temporada CD Vasconia quedó en segunda posición en el Campeonato Provincial, tan sólo superado por el Corazonistas, equipo de un colegio de la capital alavesa.

El emergente Vasconia se erigió en el equipo dominante del Campeonato Provincial durante la década de los 60, ya que ganó cinco campeonatos. Posteriormente, en 1970, el Club logra su primer título “oficial” al clasificarse primero en el campeonato de Tercera División.

Ascenso a Primera

Consecuencia de este incansable afán de mejora fue el ascenso conseguido en la temporada 1972/73, en la que Vasconia debutó en la máxima categoría del baloncesto nacional con el mítico Pepe Laso en el banquillo. Su primer partido en la elite se saldó con una victoria cómoda, 92-71, ante el Breogán de Lugo. La plantilla de aquella temporada para el recuerdo estaba conformada por estos jugadores: Pinedo I, Pinedo II, “Choche” Armentia, Carlos Luquero, Amado Ubis, Ibáñez “Pichu”, Jesús Arana, José Luis Lázaro, Francisco Javier Zurrutuza, Javier Buesa y Ramón Díaz de Argote.

En la temporada 1976/77 se plantea el cambio del nombre oficial del Club. El presidente José Luis Sánchez Erauskin tomó la decisión de cambiar la V por B, en el nombre del Club, pasando a denominarse Basconia-Schweppes.

En una historia tan dilatada como la de Baskonia es lógico que se produzcan contratiempos y decepciones. En la temporada 1980/81 el Baskonia desciende a Primera B y tras marcarse como objetivo el ascenso la siguiente temporada lo logra y retorna triunfalmente a la división de honor.

La nueva Liga ACB

El regreso del equipo a la élite coincide con la firme decisión de poner en marcha una liga profesional de baloncesto. Así, en la temporada 1983/84 arranca la Liga ACB, un proyecto empresarial orientado a conseguir la total profesionalización de la máxima competición nacional, del cual nuestro club fue uno de los fundadores.

Baskonia encaja perfectamente en esta filosofía y se puede decir que crece a la par de la Liga ACB. De hecho con el paso del tiempo se convierte junto a otros clubes en la alternativa de poder a los ya clásicos Real Madrid y Barcelona, entidades históricamente muy importantes del baloncesto estatal.

En 1985, el Club logra su primer título oficial, la Copa Asociación, que se disputaba entre los equipos eliminados en 1º ronda de los play offs. En esa final el Arabatxo Baskonia se impuso (93 a 85) al CAI Zaragoza en Villanueva de la Serena, Badajoz.

Gracias a esta victoria Baskonia consigue asomarse por vez primera a Europa. Debuta ante el equipo holandés del Super Cracks, al que vence, para luego caer frente al Villeurbanne, francés. Durante aquellos años pasan por el Club jugadores extranjeros de calidad contrastada y que dejan un buen recuerdo en la afición, como Essie Hollis, Terry White, Abdul Jeelani y Larry Micheaux. También coincide con el debut en el primer equipo de jóvenes valores como Pablo Laso y Alberto Ortega.

En 1987 se iniciaría una fructífera relación con Taulell S.A., a través de sus marcas Taugrés y TAU Cerámica, convirtiéndose en el patrocinador más antiguo de la ACB, hasta la actualidad, y uno de los más fieles a nivel deportivo.

Junto con este hecho decisivo se produce otro que determina el futuro de la entidad. El recién retirado jugador Josean Querejeta es elegido presidente del Club, temporada 1988/89, y una de sus primeras acciones es convertirlo en la primera sociedad anónima deportiva del estado, pasándose a denominarse, SaskiBaskonia S.A.D.

Instalados en la élite

Un gran paso en la evolución de Baskonia fue el cambio de escenario de los partidos. El entrañable pabellón de Mendizorroza comenzaba a quedarse pequeño ante la afluencia de espectadores, y la propia Liga ACB, obligaba a disponer de uno con una capacidad de 5.000 espectadores como mínimo. Por ello se decide construir otro recinto y tras negociar con las distintas instituciones alavesas se enfila la reforma de la plaza de ganado de Vitoria-Gasteiz para convertirlo en cancha de baloncesto. El Pabellón Araba, luego Buesa Arena, será el escenario de las mejores temporadas en la historia del Club, que a partir de entonces empieza a codearse con los mejores equipos de Europa.

La inauguración oficial del Pabellón Araba fue en septiembre de 1990 con un partido entre el Taugres y el Atlético de Madrid de Walter Berry y Shelton Jones.

Con la presencia de Josean Querejeta al frente del Club, el Baskonia comienza a subir peldaños en el escalafón estatal y europeo, con una propuesta de baloncesto espectáculo y un proyecto empresarial sólido. A Vitoria- Gasteiz llegaron jugadores de la talla de Sibilio, Rivas, Arlauckas, Marcelo Nicola, Velimir Perasovic o Kenny Green.

Los resultados deportivos no tardaron en llegar. En la campaña 1991/92 el Taugres regresa a Europa y desde entonces ha sido un fijo en las competiciones internacionales. Su nombre empezó a sonar en Europa gracias a su presencia en las finales de la Copa Saporta de Lausana, Estambul y Vitoria-Gasteiz. Hubo que esperar a que la final llegara al Buesa Arena para saborear las mieles del éxito. Con Manel Comas en el banquillo, un Buesa Arena hasta la bandera, y estelares actuaciones de Rivas, Nicola y un imberbe Garbajosa, la Copa Saporta encontró su ubicación perfecta en las vitrinas del Baskonia.

A nivel estatal también llegaron los éxitos. El TAU Cerámica se convirtió en el Rey de Copas con los triunfos en Granada 95, Valencia 99, Vitoria-Gasteiz 02, Sevilla 04, Madrid 06, y Madrid 09 además de la presencia en las finales de Sevilla 94 y Valencia 03, así como en la edición de 2008.

El equipo vitoriano levantó su primer título copero en la ciudad de Granada tras vencer al Amway Zaragoza por 88-80 en la final. Pablo Laso se convirtió en el MVP de la competición. Sería cuatro años después, en 1999, cuando TAU Cerámica consiguiese su segunda Copa del Rey. Lo hizo en Valencia ante el Caja San Fernando y venció 70-61 en la final con un Elmer Bennet como mejor jugador del torneo.

En el año 2002 el equipo vitoriano rompía la maldición del anfitrión y sumaba su tercera copa en Gasteiz ante su público. Los azulgrana vencían al FC Barcelona 85-83 y Dejan Tomasevic fue el jugador más valorado de esta edición.

La edición 2004 se disputó en Sevilla y a pesar de que los vitorianos ganaron al DKV Juventut en la final, 81-77, el MVP fue para Rudy Fernández. La quinta llegaría en Madrid ante Pamesa Valencia con un Pablo Prigioni como destacado y el equipo vencía 80-85.

La última Copa del Rey que conseguiría el equipo la volvería a ganar en Madrid. En un partidazo ante Unicaja en el que vencieron en el último segundo 98-100. Mirza Teletovic se convirtió en el MVP.

En la competición doméstica, el TAU Cerámica inició su asalto al título ACB en la campaña 1998-99 con su primera aparición en una final. El equipo dirigido por Sergio Scariolo se quedó a las puertas de la gloria ante un gran TDK Manresa.

La temporada 1998-99 también estuvo marcada por la necesaria ampliación del Buesa Arena a 9.500 personas y el debut en la máxima competición continental, la Euroleague, un paso más en la carrera del Club por engalanar su historia. La ampliación se consigue elevando la cúpula, con un peso cercano a las 360 toneladas, 11,35 m. sobre los 7,63 m. a los que se encontraba desde la inauguración, y ampliando de 76 a 96 m. el diámetro de la cúpula.

En la campaña 2001-02 llegó el ansiado premio. El TAU Cerámica tocó el cielo al imponerse en la final al Unicaja por un contundente 0-3. El Baskonia, liderado por Dusko Ivanovic desde el banquillo, contaba con un equipo de lujo: Bennett, Corchiani, Vidal, Foirest, Nocioni, Sconochini, Scola, Oberto, Tomasevic, Gaby Fernández y Christos Harissis.

Los vientos de cambio y modernidad llegaron al baloncesto europeo a finales del siglo XX con la creación de la ULEB. En la recién inaugurada Euroleague, 2000-2001, el TAU disputó su primera gran final europea en la élite ante la todopoderosa Kinder de Bolonia. Tras cinco partidos de máxima igualdad, la copa de campeón se quedó en Italia.

El equipo seguía creciendo y durante la temporada 2007-2008 el equipo consigue su segundo título de Liga tras vencer al FC Barcelona por un 0-3. De la mano de Neven Spahija la plantilla formada por jugadores como Pablo Prigioni, Sergi Vidal, Zoran Planinic, Tiago Splitter o Simas Jasaitis formaron un año para recordar tras el doblete.

El TAU Cerámica no cejó en su empeño de instalarse entre los grandes de Europa. Y lo consiguió con su presencia en las Final Four de Moscú 05, Praga 06, Atenas 07 y Madrid 08 y un hito de gran calado social y deportivo que uno de los periódicos más prestigiosos de Europa definió como “Un gran equipo en una ciudad de bolsillo.”

Durante su primera participación el equipo vitoriano se deshizo del anfitrión, el CSKA de Moscú, tras vencer 78-85. Se vio las caras en la final ante Maccabi de Tel Aviv y los azulgrana consiguieron el subcampeonato tras ceder 90-78.

En el año 2006 los baskonistas volvieron a ser parte de la élite europea y disputaron la Final Four de Praga quedando en tercer lugar. Volvieron a repetir en las dos siguientes ediciones destacando en la competición europea.

Durante la temporada 2009-2010 el equipo cambia de patrocinador y deja atrás la relación de más de dos décadas con el anterior. De esta manera,  pasa a denominarse Caja Laboral. Esa temporada el equipo vitoriano consigue su último título de Liga tras vencer en la final por un contundente 0-3 al FC Barcelona. Fernando San Emeterio convirtió un 2+1 memorable que significó el tercer título baskonista en la competición nacional.

El 9 de abril de 2012, se estrena el nuevo y ampliado Buesa Arena con un aforo de 15.504 espectadores. Esa noche, el pabellón vitoriano bate el récord de asistencia en un partido de baloncesto ACB. La cita histórica concluyó con la victoria del Caja Laboral sobre el Real Madrid por 67-66 en la vuelta a casa de Nocioni tras su estancia en la NBA.

En la temporada 2012-2013 el equipo cambia de nombre y pasa a denominarse Laboral Kutxa. El club sigue instaurado entre la élite europea y ya es un habitual del Top16 de Euroleague.

Desde el año 2013 al 2015 el equipo mantiene un buen nivel tanto en la Liga Endesa como en Euroleague siendo 6º en liga regular las dos temporada y accediendo al Top16 de Euroleague.

En la campaña 2015-16, Baskonia volvió a ser un referente en Europa. El equipo, de la mano de Velimir Perasovic, alcanza 10 años después, la Final Four de Berlín tras una excelente Euroleague en la que vence a equipos como Panathinaikos, CSKA o Fenerbahce. Además alcanzó las semifinales de Liga Endesa donde cayó derrotado por el FC. Barcelona.

En la temporada 2016-2017, la temporada de la New Era, Sito Alonso toma el mando del equipo que pasa a denominarse Baskonia. El club vitoriano, uno de los históricos fundadores de la competición europea, logra alcanzar los Play Off de la Euroleague más exigente de la historia, dejando atrás a grandes transatlánticos del continente. En Liga Endesa, la escuadra baskonista finalizó en segunda posición de la fase regular y llegó hasta las semifinales del torneo.

La campaña 2017-18 comienza con la vuelta de Pablo Prigioni, uno de los iconos baskonistas por excelencia para hacerse con las riendas del equipo.

Capacidad organizativa

A lo largo de tantos años de actividad deportiva y empresarial, Saski-Baskonia S.A.D. ha demostrado una gran capacidad organizativa que le ha permitido traer a Vitoria-Gasteiz grandes eventos deportivos, con la consiguiente generación de riqueza y de imagen para nuestra ciudad y provincia.

Entre las grandes citas deportivas que ha organizado el Club destacamos cuatro finales ACB, una final de la Copa Saporta, una final de la Eurocup y cuatro fases finales de la Copa del Rey.

Reconocimiento internacional

Baskonia lleva instalado en la élite del baloncesto continental muchos años y buena culpa de ello la tiene su presidente, José Antonio Querejeta (Lazkao, 1957), quien ha supervisado el crecimiento del club tanto en la cancha como en los despachos estando al frente desde hace casi tres décadas. Bajo su mandato, el club se ha clasificado para cinco Final Four de la Euroleague, ha levantado tres títulos de campeón de Liga y seis más de Copa del Rey, además de cuatro Supercopas.

Socio fundador de la Euroleague, Querejeta ha conseguido poner a Baskonia, el club referente de un pequeña ciudad de 250.000 habitantes como Vitoria-Gasteiz, en el mapa europeo y compitiendo con las grandes urbes. Pionero y ambicioso, el máximo mandatario azulgrana ha logrado llevar a su Baskonia a cotas que nadie podría imaginar cuando se hizo cargo de la presidencia allá por 1987.

El reconocimiento internacional a esa intachable trayectoria, le ha llegado por partida doble de manos de la Euroleague, quien le ha otorgado en dos ocasiones el galardón de Ejecutivo del Año en 2005 y 2016. Se trata de un galardón que lleva nombre del histórico presidente de la Virtus Bologna Guanluigi Porelli y que premia la labor de aquellos responsables de los clubes que trabajan para fortalecer las estructuras de las entidades que dirigen.

Proyecto empresarial

Si algo caracteriza al Baskonia es su apuesta por el futuro. Los éxitos deportivos no hacen más que apuntalar la gestión de un Club que trabaja día a día para fortalecer todas sus estructuras.

Pero el gran impulso, la gran apuesta está en la Ciudad Deportiva del Baskonia (BAKH). Se trata de un proyecto único en el ámbito europeo del baloncesto. La Ciudad Deportiva del Baskonia cuenta con unas instalaciones deportivas, médicas y de ocio del máximo nivel, con una arquitectura modélica en lo que respecta al medio ambiente.

Este es el Baskonia del Siglo XXI, un Club que aspira a seguir creciendo. Un Club plenamente identificado con la ciudad. Un Club con una masa social cada día más grande. En definitiva, un Club que no olvida el pasado, mira el presente con ilusión y apuesta por un futuro pleno de alegrías.